Síguenos en Facebook

domingo, 19 de octubre de 2014

Y el cielo era una bestia, por Robert Juan-Cantavella. Anagrama. Una novela de misterio, un criptozoólogo de nombre irrepetible, un insólito texto titulado "Tras Columbkrill", un premio Nobel de literatura y la diestra mano, que a veces se convierte en zurda, de Robert Juan-Cantavella.




Atreverse a escribir en los tiempos que corren puede convertirse en repetición, o como en este caso una genialidad. Estamos cansados de relatos prefabricados, de construcciones literarias repletas de fórmulas magistrales, de costumbrismo mal entendido en la creación. Robert Juan-Cantavella construye una línea temporal, la llena de escenarios, de personajes “deconstruidos” y como Mary Shelley en Frankenstein, los conecta a una maraña de cables en una noche de tormenta para que cobren vida tras la electrocución post rayo cegador. Una novela de misterio, un criptozoólogo de nombre irrepetible, un insólito texto titulado "Tras Columbkrill", un premio Nobel de literatura y la diestra mano, que a veces se convierte en zurda, de Robert Juan-Cantavella.

Sigurd Mutt regresa a Barcelona. Han pasado casi treinta años. Entonces era un joven criptozoólogo, empeñado junto con sus compañeros Belaire y Sjögren en desentrañar los misterios del Naturalismo Oculto y en rastrear, contra los dictados de la ciencia oficial, la pista de animales peligrosos y animales que no existen. «Ciencia oficial», así la llamaban ellos con desdén, como ya hicieran antes sus maestros. Pero ahora, a finales de 2007, vencido y cansado, Sigurd Mutt se dirige a Vor, un pueblo en los Pirineos donde tiene intención de pasar una breve temporada en un antiguo balneario de resonancias aristocráticas: el sanatorio Vulturó. Lleva consigo las últimas voluntades de su colega Belaire, que le fueron enviadas a Hamburgo junto con lo que parece ser un fragmento de un insólito texto titulado Tras Columbkill. Si quiere descubrir su alcance y significado, deberá completarlo, algo que sólo podrá hacer en Vulturó.
Allí encontrará a Vicente Baeza, el Rubio, un policía retirado que conoce hasta el último secreto del mundo de los timadores; al niño Iván Agulín, quien dice no tener padres; a Olimpia Sanderson, una mujer alojada en el piso más alto que no sale jamás de su habitación; a Tod Volta, un distinguido caballero fascinado por la estrategia militar de todos los tiempos; y a la señorita Elvira, un ser esquivo y sugerente con «aspecto de catequista». Unas veces con ellos y otras contra ellos, siguiendo el enigmático capricho de Belaire y su texto Tras Columbkill, Sigurd Mutt se verá inmerso en dos universos que le son ajenos: por una parte, la vida recatada del escritor José Echegaray, primer Nobel de la literatura española, y por otra, la vida improbable de un santo medieval llamado Columbkill, hacedor de milagros y guerrero infatigable.
Robert Juan-Cantavella crea un mundo cerrado lleno de puertas traseras y teñido de antiguos saberes iconoclastas: la línea imaginaria que une el pueblo de Vor y el sanatorio Vulturó. Un mapa cuyos contornos han sido retrazados durante los últimos años con la sangre de un asesinato que acaba manchando las manos de Mutt. En un gesto que tiene algo de bandazo a contracorriente, Juan-Cantavella, autor entre otros títulos de Proust Fiction, tan celebrado, presenta un excitante relato de misterio que es también la historia de unas ideas inciertas y un gabinete de curiosidades.

sábado, 18 de octubre de 2014

Ya a la venta el Diccionario de la lengua española 2014. Vigesimotercera edición del Tricentenario de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la lengua Española.



Este diccionario incluye la politizada descripción del Valenciano, aquella de la que tanto se habló, censuró y se intentó cambiar y como la AVL, la define de la misma forma, Valenciano: “variedad del catalán que se habla en gran parte del antiguo reino de Valencia y se siente allí comúnmente como lengua propia”, “natural de Valencia, capital de la Comunitat Valenciana; en España, de esta comunidad autónoma o de su provincia” y en la quinta acepción, “perteneciente o relativo al valenciano (variedad)”. También se eliminan muchas definiciones sexistas.

El Diccionario de la lengua española, también conocido como Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), es la obra lexicográfica académica por excelencia.
El repertorio empieza en 1780, con la aparición —en un solo tomo para facilitar su consulta— de una nueva versión, ya sin citas de autores, del primer diccionario de la institución, el llamado Diccionario de autoridades (1726-1739). El de 1780 fue, por tanto, el precedente de la serie de diccionarios usuales que llega hasta hoy.
Desde entonces, se han publicado veintitrés ediciones de la obra, convertida, a través del tiempo, en el diccionario de referencia y consulta del español. La más reciente, la 23.ª, ha salido de imprenta en octubre de 2014.
Actualmente, el Diccionario de la lengua española es el resultado de la colaboración de todas las academias, cuyo propósito es recoger el léxico general utilizado en España y en los países hispánicos. Se dirige, fundamentalmente, a hablantes cuya lengua materna es el español, quienes encontrarán en él recursos suficientes para descifrar textos escritos y orales.
El 17 de octubre de 2014 la Academia hizo entrega del primer ejemplar de la vigesimotercera edición al rey de España Felipe VI, en un acto institucional celebrado en el salón de actos de la RAE con la presencia de los directores de las academias americanas.
El diccionario académico tiene desde 2001 una versión de consulta electrónica gratuita, a la que se han ido incorporando una parte de las modificaciones aprobadas por las academias. Actualmente, se trabaja en la versión en línea de la 23.ª edición, para la que se está elaborando una nueva aplicación de consulta, que amplíe las posibilidades de búsqueda y permita la navegación dentro del Diccionario.
Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, 23.ª ed. Madrid: Espasa, 2014.
 
Con el patrocinio de:
OHL 
Más información
Discursos pronunciados en Madrid, el 17 de octubre  de 2014, con motivo de la presentación de la obra:
José Manuel Blecua, director de la Real Academia Española
Pedro Álvarez de Miranda, académico director de la obra
Darío Villanueva,   secretario de la Real Academia Española
Humberto López Morales, secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española
Luis María Linde, presidente de la Fundación pro Real Academia Española
José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte

viernes, 17 de octubre de 2014

Versiculario ilustrado, por Juanvi Aparici, Josep Barberà y David de la Rosa. Ediciones Calavera.


Un neofancine realizado por tres genios. Este libro se convierte en objeto de deseo, ya que cada una de sus láminas-páginas nos ofrecen la oportunidad de gritar callados, ver soñando, y gritar sin voz. Un libro en el que el texto no tiene sentido sin su ilustración, ni la ilustración sin el texto. La sociedad necesita expresarse y sentirse comprendida. Versiculario ilustrado consigue una empatía inmediata con el lector y bien podría exponerse en una galería de arte, en las paredes de un bar como cronología ilustrada del hoy, como pasquines tirados a las masas como propaganda prebélica, o en una librería, siendo encontrado por el lector culto y ávido de nuevas experiencias. 

Presentamos en Argot el próximo 15 de noviembre a las 18:30h.

¿Conoces a algún Peter Pan? Lolito, por Ben Brooks. Edita Blackie Books



Según Nick Cave, “El libro más divertido y brutal que he leído en años. Me ha vuelto loco.” La vida de un adolescente siempre es traumática y nos condiciona durante el resto de nuestras vidas. Etgar, nuestro protagonista, es un alcoholico púbere, que mata sus horas vaciando botellas de alcohol. No quiere responsabilidades, no quiere saber nada del mundo real, pero Internet es su vía de escape y allí, tras un desengaño amoroso vía Facebook, se enamora de una mujer madura en un chat de alto contenido sexual. Esto hará que Etgar deje de beber, que se de cuenta que la vida es algo más, y que los desamores en Facebook y las pasiones del Chat se deben resolver en la vida real, no en una habitación en la que no caben más kleenex en la papelera y huele a Tigre de tasmania con matices de pizza de hace dos semanas.